El costo ambiental de la educación

La deforestación no puede ser el negocio de las editoriales y los colegios en Colombia.

Es preocupante que los libros de un solo uso se estén convirtiendo en una practica común en colegios privados de Colombia. Como si se tratara de un producto perecedero los textos escolares ahora tienen fecha de vencimiento. En pleno siglo XIX las técnicas depredadoras que sacrifican el medio ambiente en pro del negocio no son una sorpresa para nadie. Sin embargo, en el ámbito de la educación se espera que se asuman posturas ejemplares, que promuevan el cambio. Desafortunadamente este no es el caso con varias editoriales y colegios en Colombia.

Cuando yo estaba en el colegio era normal que algunos libros no se pudieran reutilizar, pero al menos los textos de consulta y los libros de literatura los podía compartir con amigos y familiares. Considerando la grave crisis ambiental en Colombia los colegios y las editoriales deberían innovar a favor del medio ambiente y no en su contra. Los colegios podrían facilitar el trueque de textos escolares o dotar sus bibliotecas para que los libros sean usados más de una vez. Además en la era de la Internet los estudiantes tienen acceso a innumerables recursos educativos que deberían aprovecharse.

Desafortunadamente algunas editoriales están innovando para impedir que los libros sean reutilizados. Ahora muchos textos escolares de consulta y literatura tienen códigos para hacer uso de plataformas virtuales. Estos códigos solo pueden ser usados una vez y por un tiempo máximo de un año. Esta estrategia no funcionarían sin el patrocinio de los colegios, que se encargan de presionar a los padres de familia para que adquieran materiales que expiran en doce meses.

Un colegio con 500 estudiantes puede constar al medio ambiente 83 árboles al año. En un colegio del norte de Bogotá, se le pidieron a los estudiantes este año aproximadamente 13 libros entre textos de consulta y literatura; estos libros pueden representar unas 2.000 hojas de papel. Si un árbol produce 12.000 hojas, los libros escolares de 6 niños cuestan un árbol cada año y 500 estudiantes 83 árboles. Si el colegio reutilizara cada libro una vez podría salvar más de 400 árboles en 10 años.

Para dar educación de calidad se debe vivir bajo los principios que se espera enseñar. No se puede hablar de sostenibilidad a los estudiantes y de ética ambiental, mientras se patrocinan negocios que se lucran de la destrucción del medio ambiente. El buen ejemplo debe ir primero.

 

Photo by Marcin Kempa on Unsplash

Publicado en Blog, Sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *